Logran transformar células cancerígenas en glóbulos blancos