Euskadi promete reducir en un 80 % sus emisiones de gases invernaderos para el año 2050