El reflujo estomacal y la gastritis son sinónimo de una mala alimentación